martes, 7 de abril de 2009

Fujimori culpable

Ha sido muy emocionante ver la sentencia a Fujimori en grupo gracias al evento que organizamos desde la FEPUC. Los aplausos, los silencios, la tensión y la emoción se han sentido mucho más de lo que se pudo haber sentido verlo a solas.
Se me hace complicado poner lo que siento en puntos precisos. Creo que es un primer paso en la construcción de un Estado de verdad. Creo también que falta mucho que avanzar. Que hay muchas personas más que tienen que pasar por el banquillo de los acusados. Creo que las cifras de apoyo a la sentencia quizá también reflejan que esta nueva construcción del Estado no solo nace de arriba sino que también lo hace desde abajo. Quizá ya exagero. Pero no importa, hoy se puede soñar un poco más que antes.
Les dejo varios links y un video elaborado por Henry Spencer en la PUCP (opinan Nelson Manrique, una alumna cuyo nombre no conozco, Richi Sifuentes y yo)



Links
Godoy: ¿Fujimori condenado? Sí, lo está
Jomra: Fujimori culpable, sensación agridulce
Ocram: Condenado Fujimori: videos
Heduardo: Tribunal ejemplar, proceso ejemplar, sentencia ejemplar (hartos enlaces)
Valdez: Fujimori condenado por delitos de lesa humanidad
FEPUC: Fujimori sentenciado y Video de reacciones a la sentencia

La sentencia entera aquí y en pdf para que la atesores de por vida en tu CPU.

Actualización
Gracias a Gus Kanashiro les paso lo que ocurrió en San Marcos en fotos, ver aquí

2 cómplices:

Gustavo Kanashiro Fonken dijo...

Bien hablado muchacho, y no puedo estar más de acuerdo con el rol de la universidad en la sociedad.
Y porque el Estado no vuelva a ser herramienta de poder de ningún político que atente contra la democracia, porque es posible esperar una justa condena para aquellos que menospreciaron los derechos humanos, porque sin memoria y unidad el Perú no sería nada, ahí estamos. San Marcos también se pronuncia.

http://www.flickr.com/photos/fotocroma/3423378065/

Estamos en contacto, muchacho.

Anónimo dijo...

DEJEN DE JUGAR A "POLICIAS Y LADRONES"SUELTEN AL GATO, LOS RATONES SE COMEN EL KESO